viernes, 5 de marzo de 2010

La salud de la cosmética, el caso de NK Apothecary


Dentro de los negocios de salud, cabe destacar como ejemplo Space NK apothecary. Se trata de un negocio que encuentra sus inicios en la Inglaterra de principios de los noventa, pero cuyo concepto ya se ha trasladado a España en la actualidad, donde ya empiezan a verse los primeros negocios con la coletilla «apotecari» en su nombre comercial.
Su fundadora, Nikki Kinnaird, irlandesa de Belfast, lanzó su primer establecimiento para el público en Covent Garden en el año 1993. Nikki Kinnaird se dedicaba a hacer estudios de mercado sobre comercios, estudiaba cómo diseñar nuevos establecimientos y era una apasionada de la moda.
Después de analizar cómo se estructuraba el pequeño comercio en Estados Unidos y Europa, NK creó su propia tienda, con sus reglas, proveyendo una alternativa al comercio tradicional. Su intención fue la de conseguir un ambiente con luz, abierto pero a la vez íntimo, donde expertos vendedores atendieran al público. En su abanico de productos combinó marcas de segmentos de mercado poco conocidas (que en la actualidad sí lo son) con marcas de prestigio más conocidas en todo el mundo. Sus inicios no fueron fáciles, nadie entendía su concepto de negocio. Vender cremas caras de cosmética, ¿para qué? Fue pionera en la especialización de un mercado que mueve millones en el mundo y donde el cliente, principalmente, compra ilusiones. Venderlas en un entorno distinto al habitual y saber combinar distintas marcas de éxito y otras que estaban en sus inicios fue su éxito. Desde 1999, tiene su propia marca de productos que vende en sus establecimientos.
Actualmente, consta de 57 tiendas en el Reino Unido, incluyendo los Spa, y cuatro tiendas en América, entre las que cabe destacar la más famosa en 99 Green Street, situada en el Soho.
La lista de productos de Space NK tiene un precio poco asequible para todos los bolsillos: hidratantes a 150 libras esterlinas, gel antiedad a 170... Precios que muchos consideran una locura. Pese a ello, el negocio experimentó un crecimiento de un 60% en 2007 (gracias a su expansión en EE UU).
Cabe aclarar que el concepto de establecimiento de principios de los noventa dista mucho del actual. No se cuidaba el detalle y no se buscaba la diferenciación como ahora. NK se avanzó a su época, y ahora recoge los frutos.
Nikki Kinnaird busca siempre las mejores localizaciones para sus establecimientos, y lo hace personalmente. «Buscar los locales y su ubicación es tan importante como elegir los productos».
Planes de futuro... NK fantasea con el futuro de la vida saludable, sus ideas de futuro incluyen, quizá, el desarrollo de edificios con «comunidades saludables» como los que ya existen en los EE UU, con áreas comunes en edificios que incluyen Spa, «bienestar», facilidades médicas y nutricionales. Una idea que, según ella, en el Reino Unido se ha traducido a modo de gimnasios en las zonas comunitarias, actividades que podrían expandirse a tantas otras. Edificios tipo residenciales Space NK. En principio no es un plan, son sólo posibilidades de negocio... al menos, según afirma Nikki Kinnaird.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails