lunes, 22 de febrero de 2010

Automedicación e internet

Según datos extraídos del estudio Cracking Counterfeit Europe, elaborado por Pfizer, el estudio, elaborado con las respuestas facilitadas por un millar de ciudadanos, señala que casi el 30% de los españoles (once millones) consume fármacos que deberían contar con la prescripción del médico sin ella. De ellos, uno de cada cinco los compra a través de internet, acudiendo a páginas extranjeras que se autoproclaman farmacias on line (la información llega a través de correo spam), mientras que el resto lo hace directamente en las oficinas de farmacias españolas, pese a que está prohibido por ley adquirir sin receta fármacos que deben contar con la autorización del médico.

La gran mayoría de los medicamentos que se adquieren on line –se calcula que entre el 50% y el 90%– son falsos, entendiendo como tal, que el principio activo es incorrecto o bien está ausente o cuenta con una cantidad incorrecta del mismo, informa la Organización Mundial de la Salud (OMS). También se considera falso aquel que cuenta con componentes tóxicos o no medicinales (como pintura industrial, ceras o talco) y cuyo embalaje, prospecto o documentación no son los autorizados por la correspondiente agencia del medicamento.

Pero, ¿qué lleva a los pacientes a adquirir medicamentos on line? El estudio Cracking Counterfeit Europe revela que la mayoría lo hace por ahorrar tiempo y dinero, otros porque no pueden comprarlos en el país, y el resto, para evitar "el fastidio de ir al médico". El informe destaca la ausencia de la noción del riesgo que corren los consumidores al ingerir medicamentos no controlados por el médico: uno de cada diez españoles que adquieren fármacos que requieren prescripción médica sin ella no se plantean en ningún caso que estos puedan ser falsos, mientras que el 21% cree que un medicamento con prescripción adquirido sin receta siempre es auténtico.

Además, muestra el desconocimiento de los pacientes tanto de los medicamentos que precisan receta como de la importancia de que estos se adquiera con ellos. Uno de cada cinco españoles no cree que consumir estos fármacos suponga un riesgo para su salud, mientras que el 13% señala que no le importa correr el riesgo de consumir un producto farmacológico falso.


Publicado en La Vanguardia 17 Feb 2010

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails