domingo, 15 de mayo de 2011

No money no honey. Emprender, soy mujer, ¿me ayudas?

Después de asistir a una de estas escuelas maravillosas de negocios de Barcelona el pasado jueves y asistir a una de sus sesiones informativas, me quedé aún más liada de lo que entré.
Por nuestra formación universitaria, los farmacéuticos tenemos una carrera en la que tocamos un poco de todo (lo que yo normalmente digo: es una carrera de base perfecta, analizas, estudias de todo: física, química, matemáticas, fisiología, anatomía, galénica...) y es un inicio perfecto para complementar con algo luego ya más específico: Máster en Registros, en Comunitaria, en Formulación, MBA,...

Me consta que las mujeres vamos "buscadas" para hacer cursos de "management" y liderazgo. Debe haber una cuota de "mujeres" en política, alta dirección de empresas,... quizás por eso, pensé que tendríamos más facilidades a la hora de "financiar" el programa.

Está claro que carezco de conocimientos empresariales, nunca he trabajado para una gran multinacional, ni he llevado las cuentas de una empresa, y mis decisiones son más cotidianas: comprar este producto o el otro, promocionar esta actividad o acción... llevar una contabilidad básica que luego gestiona un gestor... pero si algo no nos falta son las ganas de emprender y llevar a cabo ideas. Ideas que vienen a la cabeza y acabamos materializando, con ayuda o no de otros.


Por ejemplo: Lillipops ya tiene un distribuidor nacional y empieza a venderse en farmacias españolas. Spdfarm se vende en toda España, con unas descargas online, y con resultados muy satisfactorios y finalmente, nuestra rama de edición también empieza a despegar. En resumidas cuentas podríamos decir que emprendemos a poco a poco, pero con un paso firme. 

Cuando cuento esto a los interlocutores de estas grandes escuelas, les puede parecer algo interesante (o no) pero siempre acabo recurriendo a lo mismo. "No money, no honey". Tengo un discurso preparado en el que mezclo temas de "empenta", "leadership", "currantez" y de "como ser mujer y no dejar de emprender en el intento". El discurso es maravilloso, pero el resultado esta vez fue bastante pésimo.

"Supongo que tenéis becas/ayudas para mujeres" a lo que la respuesta fue: en Madrid sí, pero aquí no.

¿Cómo se te queda la cara cuando oyes esto? Pues espero que mejor que la mía. Que yo sepa mis impuestos los recauda la Agencia Tributaria, la de todos (o no).

Tanta fue la ilusión con la que fui a la presentación pensando en mis posibles puntos como joven emprendedora que se fueron deshinchando como un globo por la calle de vuelta a casa.

Yo tengo ganas de hacer cosas grandes, pero para hacerlas, hay que tener conocimiento, y éste se consigue con una buena formación. ¿Y porqué en otras CCAA sí se les permite beneficiarse de estas ayudas y en otras no cuando somos todas las CCAA iguales a los ojos de la capital?


Otro misterio sin resolver, pero de mientras, financia tu lo tuyo. Ya dicen los ingleses: no money, no honey.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails