lunes, 14 de junio de 2010

Finanzas para farmacéuticos: El objetivo social de un mercado de valores

Se ha leído mucho sobre especuladores, inversores, compradores a largo plazo etc. Se ha llegado a llamar a algunos de estos antipatriotas e incluso se ha intentado eliminarlos.

Normalmente, los mercados tienden a la eficiencia. Lo cual no significa que sean eficientes, sino que a largo plazo con la información disponible, los activos tienen su justo precio. Seguramente alguno de Uds. pensará que sería perfecto, porque todo el mundo saldría ganando si los precios de los activos sólo subieran. Pero esto tiene una serie de problemas, imaginemos que el precio de un bien básico, el trigo, subiera de precio indefinidamente, esto haría que el precio de la barra de pan subiera, llegaría a un precio tal que la demanda caería y provocaría que hubiera bienes que sustituyeran al pan: arroz, cebada. Los mercados son los encargados de determinar esos precios. Y son ellos los que asignan los recursos a unas actividades o productos u otros. Ocurrió con los cables eléctricos que al principio eran de plata, luego de cobre y al final aluminio. ¿Hay algo malo en esto? No, porque este es el objetivo social del mercado.

¿Qué ocurre cuando el mercado cae?. ¿Realmente hay que eliminar a todos estos especuladores? Puntulamente, puede ocurrir que el precio de alguna acción esté infravalorada. Lo cual hará que entren los compradores y dejen el precio de la acción a su precio justo. ¿Por qué entonces hay tanto miedo a que el mercado caiga? Si un índice burstátil de un país tiene a las mayores empresas, se supone que la capacidad del país para ganar más dinero y ser más eficiente pueden estar medidas desde el índice bursátil. No hay nadie que le guste que lo comparen con los demás y salir peor parado. Normalmente la actitud humana es negar lo evidente y echar la culpa a otro. Con esto, se crea el nombre de especulador (ese ente invisible que se definiría como aquel que gana dinero cuando los demás pierden) y así es más fácil enmascarar la incapacidad de los gobiernos para tomar medidas y de los gestores de las empresas para ocultar sus errores.

Si realmente los mercados tienden a la eficiencia, no se debería eliminar a ningún partícipe del mercado, ya que cuanto más hayan, más rápida es la fijación de precio y la asignación de recursos, volviéndose en un mercado más social.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails