miércoles, 1 de septiembre de 2010

Farmacia es una de las carreras con más salida laboral

A través de uno de los tweets de @cemefar descubrí que una empresa de asesoría de farmacias, afirma que la carrera de farmacia es una de las que más salidas profesionales tiene. Y estoy muy de acuerdo. Próximamente se va a editar una revista digital en la que, muy gratamente, colaboro, y que ya os informaré cuando pueda hacerlo, que habla, entre otras cosas, de esto.
Farmacia es más que una carrera de retail, pero es lo que más seguramente se conoce. Cuando uno piensa en farmacia, piensa en un establecimiento sanitario, no piensa en dirección de empresas, o piensa en montar laboratorios, o ser analista bursátil y farmacia es todo esto y más. Empezando por la gran labor social del farmacéutico que hace el farmacéutic@ de oficina de farmacia, a parte de las infinitas posibilidades que ofrece (investigación en el establecimiento, oferta de servicios)... a pesar de que tenga en la actualidad una imagen muchas veces distinta a lo que los propios farmacéutic@s podamos creer, la oficina de farmacia es una bonita carrera profesional.
Sin embargo, existen múltiples otras salidas. Recuerdo que el mismo año de acabar la carrera con 22 años recién cumplidos, apliqué para hacer el MBA en Esade, y a pesar de que no entré, recuerdo que valoraron mucho la capacidad analítica que, se supone, tienes después de haber hecho una carrera como la de farmacia.
Combinas analítica, memoria, toma de decisiones etc lo que nos hace unas mentes adecuadas para dirección y además con un background farmacéutico del que carecen los economistas.

Farmacia tiene multitud de salidas profesionales: trabajar para la UE, para la Administración, universidades, investigación, profesores de colegios, cosmética, laboratorio, comercial y un largo etcétera que os podremos contar en breve.

Para leer os dejo esta columna que se publicó en la revista El Farmacéutico en la que hablaba de la feminización de la población y el porqué parece que farmacia sea una carrera de mujeres únicamente (a pesar que la foto no me hace justicia para nada). Mejor leer el texto desde aquí.

El sector sanitario es uno de los sectores más importantes del país, tanto desde el punto de vista de su relevancia económica (volumen de servicios prestados, presupuesto, volumen de inversión) como por el número de personas a las que da empleo.

Las mujeres ocupan más de la mitad del empleo sanitario desde la década de los sesenta. No sólo son mayoritarias en el empleo total del sector sanitario, sino también entre el total de profesionales ocupados en el sector sanitario.

La profesión farmacéutica es mayoritariamente femenina si se observan los datos que ofrece Portalfarma en sus estadísticas anuales de los últimos años. Los datos del 31 de diciembre de 2008 indican que el 70,3% del total de colegiados (61.975) eran mujeres. Se trata de la segunda profesión sanitaria con mayor porcentaje de mujeres colegiadas después de los diplomados en Enfermería. Además, el 68% de los colegiados ejerce en oficina de farmacia.

Por la proximidad de la farmacia, confianza con el farmacéutico/a, visión de su trabajo diario, etcétera, se trata de una profesión muy valorada por el público en general. Sin embargo, la farmacia «se ha hecho más mujer» debido a que lo que más se ve, que es el trabajo de oficina de farmacia, lo ejercemos mayoritariamente nosotras. La oficina de farmacia atrae a mujeres por sus características; de manera muy tópica y genérica, podemos decir que ofrece menos ataduras que trabajar para una gran multinacional, permite desarrollar actividades que se encuadran más en el lado humano, labores de comunicación con el público, desarrollar instintos más protectores y de cuidado, más relacionados con el instinto maternal de la mujer y, últimamente, con los horarios ampliados de las oficinas de farmacia, conciliar mejor la vida profesional con la familiar.

La igualdad de sexos es inherente a las sociedades democráticas. En cuanto a la industria farmacéutica, la igualdad de oportunidades para ambos sexos en su estructura es una manera de demostrar al mundo exterior que se toman la responsabilidad social en serio. Otra de las razones por las que la feminización del mercado laboral está en boga es que varios estudios han demostrado que las empresas con mujeres ocupando cargos de dirección aumentan su rentabilidad y son más competitivas.

Las líderes femeninas tienen capacidades de liderazgo inclusivas, son mejores directoras, líderes e inversoras. Se adaptan más al entorno que el género XY, y son grandes activistas e influenciadoras de las redes sociales.

Muchas de las mujeres que ocupan cargos de dirección en la actualidad coincidirán en que tuvieron que demostrar más que ellos para llegar a ocupar ese lugar.
La mujer líder tiene una gran pasión por el proyecto que encabeza, esto le da el coraje para hacer que las cosas sucedan y se lleven a cabo, en vez de esperar a que las cosas se les echen encima. Tomar esa iniciativa supone, según la consultoría McKinsey, la energía para tirar hacia delante con éxito, no sólo en el ámbito profesional, sino también personal, lo que hace que en ambos casos su trabajo sea más satisfactorio.

En otros países europeos, la mujer farmacéutica se adscribe a alguna asociación, como es el caso de la National Women Association of Pharmacists, con el fin de ayudarse mutuamente, aconsejando, por ejemplo, sobre posibilidades laborales, formación continuada o vuelta al trabajo tras un periodo al cuidado de los hijos. Este sentimiento de pertenencia al grupo y el orgullo de ser mujer es la clave de este éxito.

Para más información:
http://www.women2top.net
http://www.portalfarma.com
http://www.nwap.org.uk

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails