domingo, 3 de octubre de 2010

Protocolos de indicación farmacéutica y derivación al médico en síntomas menores

Hace más o menos un año, en el Simpodader llevado a cabo en Ciudad Real (Jun 09), cayó en mis manos un libro de derivación en síntomas menores. Este libro al que al principio debo reconocer no hice ni caso, hoy me ha ayudado en la redacción de unos protocolos que debo entregar antes del día 20.
Este libro, que os podéis descargar 100% a través de este enlace (es un pdf) explica de una manera muy sencilla pero didáctica cuando hay que derivar o no al médico.
Una de los principales problemas que existe en la relación médico-farmacéutico es el intrusismo que unos ven en los otros y la falta de comunicación que suele existir entre nosotros.
Esta semana mismo ante un paciente que acudía a la farmacia con problemas derivados de la isotertinoína que tenía prescita, tuvimos que contactar con el médico especialista, cosa que me costó 15 minutos de espera y que al final resolvió otra Dra. especialista, pero con la duda de... "bueno, es su paciente, yo haría esto, pero no sé si a él le gustará"....
Yo soy de las que llaman, llamo cuando veo una fórmula que no se ajusta a las dosis habituales, cuando un paciente viene con recetas falsas (de un médico privado y con su cuña), llamo cuando una dosis no es la correcta... debe ser ese resquicio que me queda de Inglaterra, donde llamabas al médico y nadie se sorprendía. Creo que es interesante saber que esta opción existe. ¿Cuántas veces desde vuestra farmacia habéis llamado al médico? ¿Cuántas veces no le pedís al propio paciente que llame él y os venga de vuelta?

Volviendo a los protocolos, antes de derivar al médico y de colapsar el sistema sanitario, sería interesante que se le echara antes una ojeada a estos. Sin olvidar que el que debe aconsejar que se acuda al médico debe ser el responsable de la farmacia, es decir el farmacéutico que esté a cargo en ese momento en el establecimiento sanitario.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails