jueves, 2 de diciembre de 2010

Copago sí pero...

Leo con atención este post publicado en la revista digital IM Farmacias... y pienso para mis adentros que siempre he estado a favor de controlar el gasto farmacéutico de un modo más notoio, sobretodo después del estudio publicado en la revista El farmacéutico sobre el análisis de medicamentos devueltos a un punto SIgre. El nuestro. Verguenza ajena siento cuando te devuelven 3 cajas enteras de Spiriva, o cuando el médico le ha cambiado el Norvas por el Astudal o vicereversa y te viene devolviendo 4 cajas de uno de ellos, porque el médico se lo ha cambiado. ¿Dónde está el sentido común Señores y Señoras?

En el debate celebrado recientemente sobre “Copago: ¿una opción válida para el sistema nacional de salud?” organizado por semFYC (Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria) y ANIS (Asociación Nacional de Informadores de la Salud), elColegio de Médicos de Madrid (ICOMEM) ha mostrado su desacuerdo con la aplicación del copago en el sistema sanitario. Concretamente, su implantación con carácter disuasorio ante el presunto uso excesivo de los servicios sanitarios por su gratuidad, podría tener un efecto adverso que se materializa en un diagnóstico tardío de las enfermedades, con el consecuente deterioro de la salud pública así como un aumento del gasto sanitario. Esta situación se agrava especialmente en el caso de tres grupos poblacionales: enfermos crónicos, pensionistas y jubilados que son quienes más acuden a las consultas, más ingresos hospitalarios necesitan y quienes más fármacos consumen. Así, por ejemplo, el 80% de los ancianos son portadores de al menos una enfermedad crónica y el 45% de más de una. Además, solo en farmacia el gasto producido por los mayores se eleva al 77,4% del total. Ante esto, el Dr. Ángel Oso, vocal de médicos jubilados del Colegio de Médicos de Madrid comentó que “la implantación del copago como medida recaudatoria supondría que la mayor parte de dicha recaudación dependiese de los enfermos crónicos, pensionistas y jubilados, una situación socialmente injusta, si tenemos en cuenta que en líneas generales, son quienes presentan las rentas más bajas”.

Estoy de acuerdo con lo que alegan desde Madrid, ¿porqué las rentas más bajas son siempre las más afectadas? Este problema social siempre estará allí, pero el problema que hay que atacar es el de concienciar a la población sobre el uso adecuado de los medicamentos y de retirar la medicación sólo cuando sea necesaria. ¿Verdad que a ese segmento de la población cuando le sube la luz les afecta y se quejan? ¿Porqué entonces retiran medicamentos que no saben si van a necesitar? ¿Comodidad, Egoísmo?
Hay que educar a la juventud de ahora sobre lo malo que es el exceso. La abundancia, el abuso de la gratuidad y el eso no lo pago yo. Señores, eso lo pagamos todos con nuestros impuestos, lo paga él, lo paga Ud. lo pago yo, por tanto, es mi deber como profesional sanitario, informarle.

¿Porqué no les duele gastarse 3 euros por un café y una pasta y les molesta pagar 3 euros de un gelocatil?

Es el sistema de pensiones actual, fiable, ¿va a durar para siempre? Es entonces ahora el momento de darnos cuenta de que esto no está bien, que debe encauzarse el río y si es necesario cambiar el paradigma de nuestra manera de entender las cosas, pues cambiémosla.
Más prevención, menos cultura de medicamento y más pagar por adelantado y luego lo vamos viendo. Ya verían como los dolores de cabeza ya no son tan dolorosos y el colesterol, disminuyendo la ingesta de grasas hidrogenadas, disminuye también.

Ánimos, que no queda casi nada.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails