domingo, 14 de noviembre de 2010

2 en 1: De origen España y las marcas blancas

Este fin de semana ha sido diferente. Entre otras cosas he asistido a las magníficas charlas de unos tertulianos de alto nivel, y varias de las cosas comentadas, ha dado la casualidad, que han sido mencionadas en el apartado de Primer Plano, del periódico Negocios de El País.
Voy a hablar de lo primero, del lastre de venir de España y luego mencionaré cómo las marcas blancas que se adaptan a nuestras vidas, también se adaptan a las farmacias y sus repercusiones.

Sobre lo primero: Spain is different. Different in what? En la manera de vivir, intuyo, en esos toros (o no), en esas siestas (ya menos) o en ese Sol (parece que este sí, pero en verano). Pero a parte de estas cosas, cuando un producto español tiene que salir ahí fuera y competir... si no lo hace por precio, muchas veces no tiene otra alternativa. El jamón es el prosciutto, el aceite de oliva es italiano, las naranjas ya no son sólo valencianas y los frutos secos, no son de Borges.
Los mercados penalizan a las empresas españolas pese a su perfil multinacional y a sus productos. Aquí no se salva ni Zara, que si bien es ropa bonita y está presente en TODO el mundo, se diferencia por tener un producto barato (que no de calidad).
Como dijo Rockefeller que él no era lo suficientemente rico como para comprar barato, ¿porqué tener un producto barato de poca calidad, cuando puedes vender uno bueno?
Reflexiones a parte, quizás deberíamos plantearnos como hacer frente a esa muletilla, de si es español, o tiene gusto a paella o a sangría o seguro que se ha echado una siesta.

La reflexión primera que me gustaría comentar es: ¿porqué el producto español, sólo sabe diferenciarse por el precio?

El segundo análisis de hoy, ¿marca blanca?, no gracias. es una muy interesante reflexión sobre cómo los grandes no sucumben a las marcas blancas (si pueden) y se diferencian de ellas lo máximo posible. X no fabrica para marcas blancas, reza el anuncio... ¿todos pueden hacerlo? Sin duda, no. Imaginemos una empresa que tiene exceso en capacidad de producción, una que pierde ventas u otra que no es una marca líder.... extrapolado al mundo de la farmacia, esto, ¿les suena? pues a mi sí.
Las grandes marcas se niegan a producir para otros. según el profesor de Iese, las condiciones imprescindibles para renunciar a producir para marcas blancas son:
1. ser marca líder (la farmacia lo es), 2. tener márgenes elevados (la farmacia ve como estos disminuyen cada año) y 3. no tener capacidad de producción sin utilizar (esto en la farmacia, con la bajada de ventas de parafarmacia, se da).
Los genéricos, nuestras marcas blancas, son la fuente de que nuestro margen quede disminuido, que nuestra imagen profesional quede en entredicho y que los políticos nos utilicen como mulos, sin que se nos deje participar en las actividades sanitarias que a otros profesionales sí se les da.

Reflexiones de domingo que valen para toda la semana.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails